viernes, 31 de octubre de 2014

Misionero en Irak, padre Luis Montes: “los cristianos son obligados a convertirse o morir”


Les ofrecemos la segunda parte de la entrevista que hicimos al padre Luis Montes, quien desde hace años misiona en Irak conteniendo a los cristianos que son perseguidos. Relatos conmovedores sobre situaciones de extrema violencia, donde la vida de un niño sólo sirve para disciplinar a los que no se convierten.
Clickeá en la imagen para abrir la galería





28-10-2014. Esta es la segunda entrega de la entrevista que realizamos al padre Luis Montes, quien a las pocas horas partió nuevamente a su destino como misionero en Irak.



En la primera parte nos contó sobre sus inicios, su familia; la decisión de su madre de tomar los hábitos cuando enviudó…

Ahora sus relatos tienen que ver con lo cotidiano, la cercanía al horror para llevar la palabra de Cristo a los católicos que aún resisten en aquel país. ¿Teme que mueran quienes ama, teme morir?

jueves, 30 de octubre de 2014

Amistad en máximas de Don Bosco

AMISTAD

1        La dulzura en el hablar, en el obrar y en reprender, lo gana todo y a todos. (IV, 93).
2        Sin sonrisa no es posible demostrar amistad. (XVII, 108).
3        ¡Cuántas almas se pueden atraer con el buen ejemplo! (IX, 348).
4        El que regala un libro bueno, aunque no tuviera más mérito que haber suscitado un buen pensamiento, ya ha ganado un mérito incomparable delante de Dios. (II, 375).
5        Si alguno se inclina hacia las amistades particulares, o que, aún remotamente, corra peligro en la moralidad, cámbialo prudentemente de sitio; si fuera necesario, dale otra ocupación; y si pusiera en peligro la inocencia de algún compañero o de algún alumno, destínalo a otra ocupación y da aviso oportunamente. (VII, 525).
6        No os fiéis de la amistad de los que hablan mal de sus superiores o que tratan de alejaros de vuestros deberes. (III, 167).
7        Quien da o escucha malos consejos, está ciego y se hace esclavo del demonio. (IX, 34).
8        Dominad vuestros impulsos y tendréis muchos amigos y ningún enemigo. (VI, 102).
9        Quien conversare contigo, ha de separarse de ti como amigo. (X, 1183).6


miércoles, 29 de octubre de 2014

Máximas de San Juan Bosco

ALMA

1        Tus pensamientos, palabras y obras, todo ha de convertirse en beneficio de tu alma. (VI, 442).
2        ¡Hijo!, tienes una sola alma; es preciso que la salves. (III, 608).
3        Si yo sintiese tanta solicitud por el bien de mi alma, como la tengo por el bien del alma de otros, estaría seguro de salvarme. Con gusto sacrificaría todo, con tal de poder ganar el corazón de los jóvenes y ofrecérselos al Señor. (II, 250).
4        No pienses que vives en el mundo únicamente para divertirte, enriquecerte, comer, beber y dormir, como los animales privados de razón; pues el fin para el que has sido creado es infinitamente superior y más sublime; esto es: amar y servir a Dios en esta vida y salvar tu alma en la otra. (BAC, 686).
5        Tengo una alma sola: si la pierdo, ¿de qué me servirá haber vivido? (IV, 55).
6        La mejor obra que se puede hacer en este mundo es atraer las almas perdidas al buen sendero, a la virtud. (I, 475).
7        Comprenderás mejor la importancia del bien, si consideras que tu salvación eterna o tu condenación, depende únicamente de ti. (BAC, 686).
8        Salvando tu alma, serás feliz para siempre; pero, si la pierdes, lo pierdes todo: alma, cuerpo, cielo, Dios, que es tu supremo fin... , y esto, por toda la eternidad. (BAC, 686).
9        Quien se preocupa mucho de su cuerpo y poco de su alma, acaba por caer en los brazos del demonio. (IX, 37).
10    Si cooperas a salvar un alma, aseguras la tuya propia. (XVIII, 470).
11    Cuando se trate de salvar un alma, no se miden las consecuencias. (V, 661).

12    Para salvar nuestra pobre alma, hay que estar dispuesto a todo. (X, 1239).

martes, 28 de octubre de 2014

Máximas de Don Bosco

NOTA:                                                                                                    

La mayor parte de los textos de las Máximas fueron extraídos principalmente de las "Memorias Biográficas" de Don Bosco (se indica el número del Tomo y de la Página), y de la publicación sobre Don Bosco de la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC).

ALEGRÍA

1        Para nosotros la base de toda santidad consiste en estar siempre alegres. (VI, 356).
2        Alegría, estudio y piedad: es el mejor programa para hacerte feliz y que más beneficiará tu alma. (VII, 494).
3        Muéstrate siempre alegre, pero que tu sonrisa sea sincera. (VI, 697).
4        Para ser bueno basta practicar tres cosas y todo te resultará a pedir de boca. ¿Cuáles son estas tres cosas?: Alegría, estudio y piedad. (VII, 494).
5        ¡Mi mayor satisfacción es verte alegre! (IX, 627).
6        Estando siempre alegres, ni cuenta nos daremos qué pronto pasa el tiempo (I, 374).
7        Es imposible pretender cosas extraordinarias de la juventud, ya es bastante lograr simplemente que sean buenos y que estén siempre alegres. (II, 566).
8        Dios favorece al hombre alegre. (IX, 819).
9        El demonio no puede resistir a la gente alegre. (X, 648).

10    Alegría, oración y comunión son el secreto de nuestra resistencia. (X, 1178).

lunes, 27 de octubre de 2014

Impactante nota al sacerdote que misiona en Irak cuya madre viuda ahora es monja

Por Amigos de Irak | octubre 23, 2014 |


Para Sin Miedo entrevistamos al padre Luis Montes, misionero en Irak, lugar de casi permanente conflicto bélico. Su mensaje y pensamiento sobre la realidad que viven los cristianos que en aquel lugar del mundo son perseguidos hasta la muerte. Y la conmovedora imagen con su madre, anciana, vestida con hábito, tomados de la mano.



El padre Luis Montes vivió muchos años en San Rafael, llegó muy joven e ingresó al Instituto del Verbo Encarnado, una vez que finalizó los estudios y fue ordenado sacerdote comenzó otra historia, en otras partes del mundo, misionando en apoyo a los cristianos perseguidos.





Para poder desempeñarse en aquel “otro mundo” debió estudiar árabe, “ocho horas por día, dos años”, nos contó. También habló del horror de la guerra, de cómo las bombas y agresiones bélicas están presentes, permanentemente rodeándolos.





Es uno de los siete hijos de una familia muy especial; de ellos, tres son sacerdotes, y su madre, que enviudó hace 8 años, ingresó como novicia y ahora, con 82 años, es una de las monjas que está en el hogar de Rama Caída.







El equipo de Mediamza.com fue recibido en una propiedad del distrito las Paredes, donde hay tres edificios; casas sencillas rodeadas de fronsosos árboles, álamos blancos que dejaban volar sus pelusas; un enorme sauce, flores, y dando marco al lugar de la entrevista una pequeña espaldera, con su sarcillos asomando entre incipientes racimos…

El padre Montes parte nuevamente para Irak este jueves.

Este martes a las 21 disertará en la parroquia San Maximiliano Kolbe, charla abierta y gratuita para todo público en 3 de Febrero 144.

domingo, 26 de octubre de 2014

El Camino de Santiago

misionesIVE octubre 24, 2014 España, Italia



Del 21 al 29 de septiembre tuve la gracia de hacer, con un grupo de 15 feligreses de nuestras dos parroquias de Montalto di Castro, el “Camino de Santiago” en España, en las tierras de Galicia.



El Camino duró 5 días, partimos de Sárria, y las etapas fueron: Portomarín, Palas de Rei, Ribadiso, O Pedrouzo y, finalmente, ¡Santiago!

La idea de realizar este viaje nació después de haber creado un pequeño grupo de hombres, “los 40 Santos” nombre tomado para evocar la memoria del martirio de los santos patronos de nuestro pueblo, los mártires “Quirino y Cándido.”

La peregrinación fue como una continuación de la empresa heroica llevada a cabo por nuestros patronos, quienes por el amor de Cristo, de hecho, ¡dieron su vida por Él!

El espíritu con el que quisimos hacer este camino, que es una peregrinación, a lo largo de 112 kilómetros de distancia (el mínimo para lograr el reconocimiento de haber hecho el camino a pie, es decir, la Compostelana), ha sido ofrecer todos los sacrificios a Dios para agradecerle y pedir las gracias especiales que cada uno llevaba en su corazón.



El Camino permitió que los peregrinos se conocieran mejor, vivíamos juntos los mismos desafíos y las mismas alegrías y así, personas que se conocían sólo de vista, ahora han establecido una relación más profunda, por lo que en nuestras parroquias se ha creado un ambiente de familia y alegría.

Tuvimos además muchos frutos espirituales, algunos de los cuales sólo el sacerdote, en virtud de su misión puede conocer y comprender. Es hermoso ver cómo Dios obra en las almas para su conversión y la salvación eterna.



Ahora traemos a casa más experiencia de la fe, de la amistad y de la alegría que no se puede expresar con palabras, porque sólo los que llegan a pie, cansados y doloridos, con el corazón lleno de agradecimiento y tal vez con muchas ampollas en los pies pueden experimentar.

Como si esto fuera poco, el mismo día que llegamos, asistimos a la Misa del Peregrino, que se celebró el viernes a las 19.30, y el prefecto de ceremonias Don Elisardo Temperan Villaverde, en el inicio de la celebración saludó a todos los concelebrantes y los peregrinos presentes, nombrando a los peregrinos que han venido de las parroquias “Santa María Assunta“ y “Gesù Eucaristico“ de Montalto di Castro, Italia.



Como Sacerdote concelebrante me pidieron que, en la misa, hiciera una oración en italiano en la oración universal y recitar la primera parte de la plegaria eucarística en italiano. Y, por último, antes de la bendición se puso en funcionamiento el enorme incensario de la catedral, el famoso ¡”Botafumeiro”!



Don Elisardo explicó el significado de la incensación con el botafumeiro: el incienso que se eleva es una muestra de nuestras oraciones que queremos hacer llegar a Dios y como la catedral se llena con el aroma del incienso así también nosotros debemos llenarnos de Cristo y llevar su buen olor con nuestras buenas obras, viviendo una vida de gracia. Así con el himno a Santinago comenzó a volar el maravilloso botafumeiro por toda la catedral.

El domingo a las 10:00 am, en la Misa que tuvimos antes de nuestro regreso a Montalto; me pidieron nuevamente que cargara de incienso el botafumeiro; allí mientras ponía el incienso en el botafumerio puse mis intenciones: recé por los frutos de nuestra peregrinación, por todas las almas de Montalto y por todos aquellos que antes de la salida nos pidieron que rezáramos por ellos.

Varias veces fuimos a rezar ante la tumba del Apóstol Santiago, y allí pudimos pedir gracias por intercesión del Apóstol.



No quiero terminar sin agradecer a todos los que han hecho posible este “empresa”, especialmente a mis queridos feligreses que han demostrado una vez más su disposición al sacrificio, su disposición a hacer grandes cosas por Dios.

Que el apóstol Santiago que fue fiel a Cristo Nuestro Señor, nos conceda a todos la gracia de hacer lo mismo en nuestra vida cotidiana.

P. Giuseppe Calvano, IVE

sábado, 25 de octubre de 2014

Relato de Tanzania



En una aldea, en el día de la patrona de las misiones

Ushetu, Tanzania, 4 de octubre de 2014.

“Después de la noche viene el día, y después del verano viene el invierno”, como dice el Kempis. Así fue que casi sin darme cuenta, luego de despedir al P. Damiano, Marco y Dikmar, y volver a unos días de soledad en la casa, ya me encontraba en Mwanza nuevamente para esperar la llegada del P. Emanuel Martelli primero, y al otro día Francisco “Quico” Borrell. El P. Emanuel es nuestro provincial y vive en Egipto, y Francisco es oriundo de Barcelona, España.

El P. Martelli nos ha traído noticias de la recuperación del P. Johntin, que va muy bien, y Dios mediante, podría estar de regreso a fin de año en la misión, por lo cual aprovecho a pedirles oraciones y agradecerles las que han hecho en todo este tiempo. El P. Emanuel se puso a practicar la misa en swahili apenas llegó, y ya la reza con facilidad, así que con eso me alivia varias cosas, porque algunos días a la mañana reza él la misa acá en la parroquia, cuando hay aldeas que visitar a la tarde. Por su parte, Francisco hace algunos trabajos en la casa, y después está muy dispuesto a acompañarme a todos los kigangos que me toque ir, y todos los días se pone a jugar al fútbol con los chicos a la tarde, cuando ya ha refrescado.

Yo le agregaría a la frase del Kempis que “después de la sequía viene la lluvia”… Les cuento que empezó a llover… y a llover mucho. Como siempre, las lluvias se las espera con ansiedad, porque uno está mirando y midiendo los tanques de agua, a ver si van a alcanzar… y porque el tiempo de lluvias es hermoso, ya que la gente se pone muy contenta de poder empezar a cultivar nuevamente y volver a tener frutos y cosecha. Éste año el tiempo de lluvias se adelantó casi un mes, gracias a Dios. El martes pasado cayó un aguacero tremendo, que en dos horas nos llenó algunos de los tanques de agua de 5.000 lts. El miércoles hizo un calor bárbaro, y el viernes llovió todo el día, toda la noche… hermoso. Ahora está fresquito, podríamos decir “frío”, como para usar una camperita de polar sobre la camisa. Lo mejor es que comienza a ponerse todo verde… y ya está, se terminó la sequía. La gente ha comenzado a cultivar, es espectacular recorrer el camino y ver por todos lados gente trabajando, niños, familias enteras con los azadones, y con una alegría muy grande.

El día de Santa Teresita del Niño Jesús, fuimos a una aldea que tiene por patrona a esta santa. La aldea queda a una hora de viaje, casi 30 km, y se llama Itobora. Cuando fuimos, todavía no caía la primera lluvia, así que se veía todo muy seco, pero lindo paisaje de todos modos. La capilla está en el centro de un poblado, y yo era la primera vez que iba a celebrar misa allí, aunque había pasado un par de veces cuando iba a algunas aldeas mas lejanas. Fuimos con Francisco, y con la Hna Victoire, que es la hermana que ha llegado nueva a la misión y es oriunda de Camerún. Ella era la primera vez que iba a alguna aldea, y habla poco swahili, pero se defiende con varias frases y entiende bastante. Al llegar nos llevaron a tomar el té a una casa que estaba a unos 20 mts de la capilla, y luego de eso, mientras yo confesaba, Francisco y la Hna Victoria se pusieron a jugar con los chicos. Cosas muy simples, por ejemplo, les inflaban globos, y listo, los chicos le pegaban para arriba y corrían detrás de ellos hasta que explotaban y volvían a pedir otro… Pero era toda una revolución en la aldea escuchar a todos los chicos jugado y gritando.

Luego comenzamos la misa, en la pequeña capilla, con asientos hechos de barro y techo de paja. Lo interesante es que el coro cantaba al ritmo de dos tambores que sonaban fenomenales y de paso que queda muy lindo, me gusta mucho mas que cuando meten el órgano con ritmo tan artificial y fuerte. En la misa se bautizaron tres niños, no muy chicos, entre 7 y 12 años, tres hermanitos. Al final de la misa, luego de bendecir el matomolo (diezmo de la cosecha), les regalé una imagen de la Virgen para la capilla. Luego se presentaron la Hna y Francisco, y éste último repartió medallas para todos… y afuera de la capilla, la tradicional repartija de caramelos para los niños.

Acto seguido nos quisieron llevar a ver el terreno donde están construyendo la nueva capilla. Lo bueno de esto es que no está en medio de las casas de la aldea, que siempre es un problema, porque al estar tan cerca, hay ruido, música, borrachos, etc… y no es muy agradable. Pero la nueva capilla no está lejos del poblado, sino a 100 metros, con un terreno un poco mas grande que el actual. La capilla, sinceramente, no me parece mas grande ni mejor que la que está ahora en pie, pero ellos quieren mudarse de lugar y algún día hacer una iglesia mas grande.

Pensaba, al rezar la misa de la Patrona de las Misiones, que teníamos la gracia de estar allí, en una misión espectacular, y en una aldea alejada de la misión, pequeña, en medio de África, con gente tan buena y alegre de tener la misa, recibiendo los sacramentos, confesándose de rodillas en la puerta de la iglesia, en medio de la aldea… en una capilla de techo de pajas, como a mí me gusta. Consideraba que estábamos siendo privilegiados, y que la santa protectora nos estaría llenando de sus bendiciones, como lo prometió cuando todavía estaba en este destierro… “quiero pasar mi cielo, haciendo el bien en la tierra”.

Luego del almuerzo en la misma casa del desayuno, y después de saludarnos efusivamente tres y cuatro veces con cada uno, como es costumbre, emprendimos el regreso a la misión… casi sin poder expresar con palabras lo que vivimos.

Santa Teresita en sus días de sufrimiento cuando las demás hermanas le preguntaban por qué se levantaba y caminaba, si casi no podía tenerse en pié, respondía: “Ando por un misionero”. Pienso que muchas almas estarán leyendo esto con la satisfacción de que sus sacrificios fructifican en estos remotos lugares. Dios los bendiga a todos por esto.

¡Firmes en la brecha!

P. Diego, IVE.
http://tanzania.verboencarnado.net/2014/10/20/en-una-aldea-en-el-dia-de-la-patrona-de-las-misiones/



viernes, 24 de octubre de 2014

“Así se ama”


misionesIVE octubre 16, 2014 Argentina



Las alumnas de cuarto año del Colegio “Isabel la Católica”, acompañadas de nuestra tutora, la Hermana María Mater Afflicta y de una mamá, tuvimos la oportunidad de realizar apostolado en los distintos Hogares de nuestra Congregación.



Comenzamos por el Hogar “Nuestra señora de la Divina Providencia”, que se encuentra en las inmediaciones de Rama Caída. En dicho hogar hay más de 20 mujeres con capacidades diferentes.

Al llegar, nos dirigimos primeramente a la capilla antes de iniciar nuestro apostolado. Allí la Hermana a cargo, nos comentó cómo era un día en el hogar. Más tarde nos dispusimos a realizar las actividades para colaborar con las Hermanas que llevan a cabo esta gran misión.

Algunas se dirigieron a lavar los vidrios, otras a limpiar el patio, las demás a la vereda y las últimas al sector de lavandería. Todas las chicas participaron con gran alegría.

Por la tarde, preparamos la merienda. Compartimos anécdotas con ellas y hasta hubo quien nos “predijo el futuro”, entre risas.

Luego visitamos el Hogar “Santa Isabel”, que alberga a las mamás. Éste es el único hogar en la Argentina que alberga a madres con capacidades diferentes permitiendo que puedan estar junto a sus hijos. Desde allí, fuimos al siguiente albergue que lleva por nombre “Beata Jacinta Martos”.

Por último, nos dirigimos al Hogar “San Martín de Tours”, en donde compartimos unos minutos con los chicos, quienes nos dedicaron varias canciones.

Finalizamos este día de apostolado regresando a nuestras casas llenas de alegría.

Simplemente para concluir esta pequeña crónica quisiéramos transmitirles lo que aprendimos. Nos encontramos con personas con tan poco pero que a su vez lo tienen todo. Que trasmiten su cariño a todos los que se dirigen a visitarlos. Con sus sonrisas, anécdotas e historias, pudimos comprobar que son personas felices y que están eternamente agradecidas a las Hermanas y a todos los que los ayudan.

Así como Jesús ayudó a los más necesitados, nosotros debemos hacer lo mismo, seguir su ejemplo. Ya que aún con pequeñas obras, es posible hacer el bien a quienes más lo necesitan.

Alumnas de 4º año

Colegio “Isabel la Católica”

jueves, 23 de octubre de 2014

Nueva Fundación de las Servidoras en Italia

misionesIVE octubre 21, 2014 Italia



«Monstra te esse Matrem…»

El 22 de marzo de 1888 Nuestra Señora se apareció en una pequeña montaña de Castelpetroso, una localidad de la región del Molise, Italia. Dos campesinas, Bibiana y Serafina trabajaban una porción de tierra y al perderse una oveja que las acompañaba decidieron separarse para buscarla por diferentes lugares. Bibiana la encontró delante de una cavidad de la roca de donde salía una luz. Con curiosidad se acercó y en la claridad de la luz reconoció la imagen de La Virgen Dolorosa, semiarrodillada, y a sus pies el Hijo muerto, con la mirada hacia el cielo y los brazos extendidos en acto de ofrenda.



El 1º de abril del mismo año, día de Pascua, nuevamente se produjo la misma aparición pero esta vez a las dos campesinas y desde aquel momento iniciaron las peregrinaciones al lugar de las apariciones pues el hecho se difundió rápidamente por toda la región. Así, el 26 de septiembre del mismo año Mons. Francesco Maccarone Palmieri, obispo de Bojano, quiso ir hasta el lugar para «indagar» sobre las presuntas apariciones. Llegado allí presenció él mismo una nueva aparición, tal cual la primera, y además en aquel momento brotó una surgente a los pies de la roca que de inmediato resultó milagrosa. El 28 de septiembre de 1891 se bendijo la piedra fundamental del Santuario, hoy elevado a la categoría de Basílica Menor, construcción que se detuvo por los avatares de las guerras mundiales pero, reanudada y conservando el plano original, pudo ser finalmente consagrada en 1975. El Santuario fue construido a los pies de la montaña y por un pequeño sendero de 750 metros se llega al lugar de las apariciones. Dicho sendero es conocido como la Via Matris que se recorre rezando los 7 dolores de la Virgen y está adornado de bellísimas estatuas de bronce que, a modo de estaciones, recuerdan al peregrino los dolores de María.

Desde 1888 hasta el día de hoy esta pequeña montaña solitaria en las cercanías de Castelpetroso no ha cesado de recibir peregrinos que se acercan a este lugar para honrar a María Santísima, patrona de todo el Molise.

El Santuario-Basílica de Nuestra Señora de los Dolores (Maria Santissima Addolorata es el título en italiano), fue construido en estilo neo-gótico, en piedra local, y se eleva solitario en la montaña como un himno a la Virgen de los Dolores. El diseño se asemeja a un corazón, con siete capillas laterales que representan las siete espadas que traspasan el corazón de la Virgen. En cada una de ellas se puede ver una pintura de alguno de los dolores de la Virgen. El sexto dolor, el descendimiento de Cristo de la Cruz, se encuentra detrás del altar principal de la Basílica cuya imagen es una bellísima estatua que evoca la imagen de la aparición: la Virgen, semiarrodillada, con el Hijo muerto a sus pies, la mirada al cielo y los brazos extendidos en signo de ofrenda. El Santuario se distingue por la luminosidad dada por los vitrales y por la piedra de su construcción, un órgano de tubos destacable, los mosaicos que lo embellecen en el interior y en la fachada, las dos grandes torres, la magnífica cúpula central y de manera particular, por la asistencia permanente que se da a los peregrinos con las confesiones, a cargo de la comunidad de los Frailes Menores Conventuales allí presentes, y la celebración de la Santa Misa.



Para un lugar tan sugestivo por su belleza natural y arquitectónica, pero sobre todo por la belleza espiritual con la que Dios ha querido adornarlo, S.E. Mons. Giancarlo Maria Bregantini, obispo de la Diócesis de Campobasso-Bojano, pidió a nuestro Instituto hace dos años una comunidad religiosa para la atención espiritual del Santuario que consiste en la recepción de los peregrinos, el acompañamiento de los mismos en el rezo de la Via Matris, el cuidado de la sacristía y de la Liturgia, etc.

Durante un año se realizó apostolado allí en los períodos en los que había mayor necesidad: Navidad, Pascua, las fiestas propias del santuario, el mes de María, y el mes de julio que fue bendecido con la gracia extraordinaria de la visita del Papa Francisco el 5 de julio quien realizó allí el encuentro con los jóvenes de todo el Molise.

Finalmente el 28 de septiembre de 2014 las Servidoras pudimos dar inicio a una nueva comunidad, encomendada a la protección de la Virgen de los Dolores y conformada por la Madre María de Araní, y las Hermanas María Boni Consilii y María Madre del Verbo Encarnado. La fecha de la fundación coincidía con las celebraciones organizadas por el 124ª aniversario de la puesta de la piedra fundamental del templo.

Las Hermanas estuvieron presentes en el Santuario desde la semana anterior para los preparativos de esta fiesta que se celebra cada año. Los mismos iniciaron con el rezo de un septenario el domingo 21, donde se exponía el Santísimo Sacramento, se rezaban las Vísperas de la Virgen de los Dolores, las letanías de la Virgen dolorosa y se daba la bendición eucarística. Esto se repitió cada día hasta el sábado siguiente. Forma parte de los festejos la costumbre que cada año un municipio distinto de la zona recibe el cuadro «peregrino» de la Virgen de los Dolores de Castelpetroso durante el septenario y ofrece durante todo el año el aceite que arderá en la Lámpara votiva de la imagen de la aparición dentro del Santuario. Así, en las Vísperas de la gran celebración el municipio elegido para honrar especialmente a la Virgen, va en peregrinación a pie hasta el santuario para entregar el cuadro, llevar el aceite, y todo esto en un clima de devoción y oración. Este año fue el turno del municipio de Pettoranello, localidad vecina a Castelpetroso y guiaba la peregrinación el mismo intendente. Desde la tarde del sábado no cesaron de llegar al Santuario grupos de peregrinos de distintas partes del Molise, muchos de ellos descalzos, que con grandísima devoción, respeto y hasta lágrimas, al llegar al santuario se arrodillaban e ingresaban de rodillas hasta los pies del altar mayor, precedidos por la cruz y el estandarte que identificaba el grupo. Hermosa manifestación de amor a María y de confianza en aquella Madre que Dios les ha dado en Castelpetroso.

Las celebraciones de la Santa Misa desde las Vísperas parece una letanía pues es celebrada en diferentes horarios, hasta la madrugada, y continúa el día siguiente mientras que en los confesionarios el flujo de penitentes que se acerca al sacramento de la confesión es continuo, por horas y horas. Durante la noche, se realiza también una procesión con antorchas recorriendo y rezando la Via Matris hasta el lugar de las apariciones donde se celebra otra Santa Misa, casi a medianoche.

El domingo 28, día culmen de los festejos y en esta oportunidad de la apertura oficial de nuestra comunidad, la Santa Misa fue presidida por S.E. Mons. Bregantini y concelebrada por el Vicario Episcopal para el Santuario, Don Massimo Muccillo, otros sacerdotes diocesanos y sacerdotes del IVE. Acompañaron a las Hermanas de la nueva comunidad las Madres del Consejo General, las novicias y un grupo de Hermanas del Estudiantado, además de algunos laicos amigos. La santa misa fue solemnizada por el órgano de tubos y un coro que estaban a la altura de la ocasión. Durante la misma la M. María de Anima Christi dirigió unas palabras a los peregrinos, que asistieron numerosísimos, y presentó la nueva comunidad religiosa que encontrarían en el Santuario cada vez que lo frecuentaran. Seguidamente S.E. Mons. Bregantini bendijo la casa religiosa donde habitarían las Hermanas y luego tuvo lugar un almuerzo festivo.

«Monstra te esse Matrem…» dice la Iglesia cuando canta el Ave Maris Stella. En este lugar tantos se reconocen como hijos de María Santísima, se acercan a ella como a verdadera Madre, la invocan en sus aflicciones, luchas, debilidades, la visitan cuando llegan al Santuario para participar de la misa dominical y también durante la semana para saludarla, porque aquí Ella se manifestó como Madre y la devoción de sus hijos ha hecho de Castelpetroso un altar privilegiado para la Madre de Dios.

Encomendamos a las oraciones de todos la nueva comunidad y los frutos de este nuevo apostolado.

Comunidad «Maria Santissima Addolorata»

Castelpetroso

En el siguiente link podrán escuchar las palabras de la M. Anima y ver algunas imágenes de la bendición de la casa religiosa: https://www.youtube.com/watch?v=SqQNyIje7Jk

miércoles, 22 de octubre de 2014

Del Extremo Oriente al Far West

misionesIVE octubre 16, 2014 Estados Unidos, Taiwán

El Señor les dijo a los Apóstoles: «Seréis mis testigos [...] hasta los confines de la tierra. » (Hch 1,7-8). Esto mismo, ¡“en plural”!, experimenté este mes en el que fuí desde el Extremo Oriente hasta el Far West, esto es, el “Extremo “Occidente”. Viajé de un confín (Taichung – Taiwán) hasta el confín opuesto de la Tierra (Texas – USA). Ayer llegué de vuelta a Taiwán y anoto estas líneas para no olvidar las gracias recibidas.



Viajé de confín a confín, recorriendo 15 ciudades en un mes, con el fin de promover el “espíritu misionero”, mendigando plegarias y limosnas para la Propagación de la Fe. Fuí de parroquia en parroquia, por Estados Unidos (New York, Ohio, California y Texas), exhortando a los fieles a que cooperen generosamente –con oraciones, mortificaciones y donaciones- a propagar la Fe en el Extremo Oriente. En un contexto donde muchos fieles ignoran el deber misional que tenemos por el mismo hecho de estar bautizados, tuve la oportunidad de predicar que, como decía S.S. Pío XI, “nadie debe ser tenido por tan pobre y desnudo, nadie por tan débil, hambriento y sediento, como el que carece del conocimiento y de la gracia de Dios” [1].

Dios bendijo esta “ Mission Appeal ” con frutos, entre los cuales menciono dos: varios Sacerdotes diocesanos agradecieron públicamente el que se los haya ayudado a tomar más conciencia de la “misionariedad de la Iglesia”, a la vez que varios fieles se decidieron a rezar – desde ahora- por la conversión de los no-cristianos. Por ejemplo, en el Bronx (donde varios locales con aspecto poco amigable, me sorprendieron en las calles con un respetuoso “Hello Father!”) un grupo de adoratrices se decidió a ampliar la lista de sus públicas preces: desde ahora también ofrecen su Rosario, ante el Santísimo, pidiendo “por la evangelización de los chinos”. Dignos de especial mención, son los niños de un curso de catecismo de Ohio que, luego de que se les habló de las Misiones, rezaron y escribieron esta elocuente oración: “Dear God, please, help everyone believe in you!” (“Oh Dios, por favor, ayuda a todos los hombres a creer en Tí”).

El Ven. Pío XII, al hablar “la aportación material en ayuda de las Misiones”, enseñaba que la“caridad en ninguna otra obra puede ejercitarse más fructuosamente que en ésta [la ayuda a las Misiones], ya que se trata de extender más y más el Reino de Cristo y de procurar la salvación de tantos que carecen de la fe”[2]. Por eso, es que bien puedo decir que me hice mendigo en favor de la más noble, la más alta y la más santa de las causas: la gloriosa “Causa de las Misiones”.

No faltaron cosas anecdóticas, como, v.gr., la visita que hicimos a un bosque de las gigantescas secuoyas californianas –el ser vivo más alto del mundo- o la incursión en Cisco, un pueblo texano donde muchas señoras mayores van armadas y manejando enormes 4X4. Prediqué también en otro ignoto pueblo texano, antaño de cowboys, llamado Strawn, que quedó aislado desde el día en que cerraron su estación de tren. Cuando visité el museo de este pueblo –unas horas antes de celebrar la Misa-, el encargado se alegró mucho pues, al fin, alguien entraba, por lo cual no cesaba de agradecerme.

Termino estas líneas, manifestando la inmensa dicha que tuve al peregrinar –entre continuas hileras de penitentes- al Santuario de “Our Lady of Peace”, el gozo al encontrame con Misioneros de varias partes del orbe –con quienes vivimos un gran “espíritu de familia”-, la alegría de cruzarme por el camino con varios chinos –con quienes me ejercité en el mandarín- y el entusiasmo vivido al conocer a un Sacerdote –quien ahora vive en California- que padeció tres décadas de prisión en las mazmorras del Comunismo chino. Siempre conservaré en la memoria los consejos que este Confesor de la Fe me dió para evangelizar el Mundo Oriental.
Federico,

Misionero en Extremo Oriente

3-X-14

[1] S.S. Pío XI, Enc. Rerum Ecclesiae.

[2] Ven. S.S. Pío XII, Evangelii Praecones, 69.

lunes, 20 de octubre de 2014

Soneto de la guerra en Medioriente


Pasó la noche negra; el maloliente
Humo no se va, más bien se espesa.
Iluminando el cielo en Medioriente
Cae la bomba en lluvia que no cesa.

Y el huerfanito en un pasillo estrecho
De un pueblo en ruinas por la guerra y yerto
Acurrucado en un colchón, su lecho,
A Dios da gracias, porque aún no ha muerto.

Pero entretanto, el mundo indiferente
Del espectáculo aquel huye de prisa
Busca el placer y sordo ya no siente

El llanto amargo que al Oriente triza,
La fría lágrima en el rostro hirviente
De un niño solo a quien la Muerte pisa.

Y así será mientras que Dios se ausente.

Mercedes Giaquinta



domingo, 19 de octubre de 2014

¡Que no nos cansemos!



¡Madre Nuestra! ¡Una petición! ¡Que no nos cansemos!

Sí, aunque el desaliento por el poco fruto o por la ingratitud nos asalte, aunque la flaqueza nos ablande, aunque el furor del enemigo nos persiga y nos calumnie, aunque nos falten el dinero y los auxilios humanos, aunque vinieran al suelo nuestras obras y tuviéramos que empezar de nuevo… ¡Madre Querida…! ¡Que no nos cansemos!

Firmes, decididos, alentados, sonrientes siempre, con los ojos de la cara fijos en el prójimo y sus necesidades para socorrerlos y con los ojos del alma fijos en el Corazón de Jesús que está en el Sagrario, ocupemos nuestro puesto, el que a cada cual ha señalado Dios.

¡Nada de volver la cara atrás!

¡Nada de cruzarse de brazos!

¡Nada de estériles lamentos!

Mientras nos quede una gota de sudor o de sangre por derramar, unas monedas que repartir, un poco de energía que gastar, una palabra que decir, un aliento de nuestro corazón, un poco de fuerzas en nuestras manos o nuestros pies, que puedan servir para dar gloria a Él ya a Ti y para hacer un poco de bien a nuestros hermanos…

¡Madre mía, por última vez!

¡MORIR antes que cansarnos!



Beato Manuel González

“En la vida espiritual cuanto más se corre, menos se siente el cansancio”. (Padre Pío)



sábado, 18 de octubre de 2014

Los Versos del Cura Loco

Acepto por Cristo la vida más triste que existe en la tierra,
La vida más dura, más pobre y oscura, la vida más perra.
La vida que dijo que le daba lástima San Juan de la Cruz,
A la que la misma Teresa confiesa no le encuentra luz.
Acepto la vida que es lucha perdida, continua derrota,
El terrible ayuno sin premio ninguno, muerte gota a gota.
Renuncio a las bodas con Julia y a todas las compensaciones,
Todos los resortes del vivir, los nortes, sostenes y horcones.
Acepto este plomo tremendo en el lomo y la estepa yerma
Sin oasis, como la célula enferma de una época enferma…”

(Estos versitos halló el policía Edmundo Florio en el mameluco del cadáver hecho albóndiga que se encontró entre los restos del Sute; por lo cual se atribuyen al Cura Loco. Y cualquiera que los considere, podrá decir si ese hombre era loco o no).


“Su Majestad Dulcinea”, Padre Leonardo Castellani.



viernes, 17 de octubre de 2014

LAS VISITAS AL SANTÍSIMO


La práctica de hacer visitas a Jesús Sacramentado es una manera muy útil y concreta de prolongar los efectos de la Santa Misa.

La Hostia que se contiene en el Sagrario ha sido consagrada en el transcurso de la Misa; está pues en estrecha relación con la oblación y la inmolación sacramentales de Cristo. Esa Hostia permanece allí para perpetuar en cierto modo el Sacrificio, permitiéndonos unir, de un modo bien concreto, nuestras propias acciones a los perennes actos de ofrecimiento, de inmolación, de amor, de reparación, de gratitud que Jesús no deja de hacer como Víctima. Su presencia en el Sagrario tiene un valor incomparable. Jesús está allí, aparentemente muerto, parece inmóvil, como si no viese, no oyese, ni hablase. Sin embargo su presencia está cargada de dinamismo y de virtualidad redentora. Está allí para unir a Sí todas las almas. Será pues muy conveniente visitar al Santísimo para expresar nuestro deseo de adherirnos a la oblación e inmolación permanentes de Cristo en  el Sagrario, que no es sino la continuación de su oblación e inmolación en la Santa Misa.
“El Santo Sacrificio de la Misa”, Padre Alfredo Sáenz S.J.

miércoles, 15 de octubre de 2014

La primer misión popular en Ushetu


Posted on octubre 13, 2014


Ushetu, Tanzania, Lunes 13 de octubre de 2014

Queridos familiares:

Espero que estén todos muy bien. Aquí les envío algunas noticias más, pero aprovecho a decirles que el próximo 19 de octubre es la Jornada Mundial de las Misiones, y por lo tanto me imagino que nos tendrán muy presentes en su oraciones a los misioneros de África en ése día.





Les cuento ahora algo muy propio de nuestro trabajo… el jueves 2 de octubre pasado comenzamos nuestra primer Misión Popular en África. Parece un poco exagerado decirlo así, pero con una gran sencillez hemos emprendido este apostolado tan eficaz. Como nuestro medios son muy limitados, desde el tiempo hasta la lengua… literalmente “hicimos lo que pudimos”, pero sabiendo que Dios bendice lo que se da con alegría y generosidad, que para dar de comer a más de diez mil personas lo único que necesitó fueron cinco panes duros de cebada y dos pescados tal vez un poco pasados.



Deseábamos hace tiempo hacer una misión popular, o experiencia de misión, pero en este año, antes de que comenzaran las lluvias, para no perder otro año más… y ya ir ganando tiempo, es decir, que los catequistas comenzaran a tener la experiencia, comiencen a aprender un poco de qué se trata éste método de apostolado. Así fue que en medio de miles de actividades del tiempo de sequía (todas las actividades tienen lugar en éste tiempo) pusimos tres días de misión popular, a realizarse con los catequistas. Invité a los catequistas que voluntariamente quisieran venir, y sólo haríamos visita de casas aquí en nuestro centro de Ibelansuha (Ushetu), por ser más fácil de organizar la comida y el alojamiento.



Pensamos la misión para tiempo de sequía, pero Dios dispuso que la lluvia de gracias de una misión llegara también con la lluvia torrencial de agua… Luego de las primeras lluvias, y por cierto, primeras contras para una misión, porque viene el tiempo de dedicarse a trabajar en la pequeña chacra, llegaron los “misioneros voluntarios”.Los habíamos citado el jueves, para poder tener una charla explicativa de qué consiste la visita de casas, etc. Pero como llegaron sólo cinco, pensamos que era mejor esperar al otro día para hacer esa reunión. Lo bueno es que ya se notaba en ellos la alegría de encontrarse para una experiencia nueva. El P. Martelli les dio unas buenas noches que traté de traducir la idea y les vino muy bien para tener bien claro los motivos que nos llevan a misionar. A la mañana siguiente tuvimos la misa en la parroquia, en donde hicimos la bendición de unas cruces coptas que había traído el P. Emanuel desde Egipto, y esto fue el mandato misionero. Las cruces son de madera, hechas a mano, con figuras hechas de madre perla incrustada… pero mas allá de la belleza de las cruces, está el valor y significado, de ser cruces que fabrican los cristianos perseguidos, y que ahora portaban estos misioneros en la sabana africana, con la alegría de saber que hay tantos cristianos que sufren por su fe y que los impulsaba aser valientes testigos de Cristo en medio de las dificultades que encontrarían.



El día viernes amanecimos pasados por agua… indicio del propio inicio de la temporada de lluvias, y por tanto del trabajo en el campo. Barro por todos lados, lluvia intensa por momentos. Para nuestra sorpresa llegaron cuatro misioneros más, uno de ellos vino en bicicleta, debajo de la lluvia, pedaleando una distancia de 20 kms. Llegó totalmente mojado, y con toda naturalidad, a la media hora estaba saliendo con el resto de los catequistas. Vino también una catequista, que fue un ejemplo también, porque de los 45 catequistas que tenemos en la parroquia, sólo hay tres mujeres, y una de ellas vino a misionar, con mucho sacrificio, dejando dos días la casa y la familia.

Luego de repartir indicaciones, material de misión y arengas, salimos en la camioneta para dejarlos más cerca del lugar donde comenzarían la visita. Llovía intensamente como les digo, pero ellos querían salir igual… y caminar mucho debajo de la lluvia. Impresionante el espíritu de todos, hasta iban cantando en la camioneta una canción de los misioneros.



Durante el día se sumaron otros catequistas, y se alegraron tanto a la noche, luego de haber caminado y haberse mojado durante toda la tarde… de ver la “coincidencia” de que eran nada mas ni nada menos que doce. ¡Justo en la primer misión popular en Tanzania! Muy alegres de llegar y comenzar a contarse las experiencias, los casos, las victorias. Todos coincidían en lo contenta que se ponía la gente al ver que llegaban los catequistas a visitarlos a sus mismas casas, que nunca habían visto algo así.

El sábado los volví repartir para que terminaran de visitar sus zonas, y fui a dar la unción y la comunión a un enfermo en su casa, uno de los que fueron visitados el día anterior. A las cuatro de la tarde teníamos dispuesto el horario para juntarnos al almuerzo en la parroquia. Debajo del árbol de mangos habíamos preparado todo para almorzar, y nos hemos divertido con las charlas y anécdotas a medida que iban llegando. Coincidían todos en el cansancio, y la alegría… que deseaban que la misión se hiciera otra vez, que lo repitamos en las aldeas, en tiempo de sequía. Ya les quedó el “gustito”, uno de ellos repitió varias veces durante el diálogo… “cómo me gusta misionar”. Creo que eso es importantísimo, tenemos la base para las próximas misiones populares.



Durante el almuerzo aproveché a explicarles cómo organizamos las misiones de una semana, con acto misionero, con visita de casas, misión infantil, juvenil, visitando los enfermos, preparando para dar sacramentos al finalizar la misión, la quema del diablo, los fogones, las procesiones… Se daban cuenta que si pudiéramos llegar a una aldea, y acampar allí con 15 ó 20 catequistas… sería un verdadero suceso imposible de pasar desapercibido. En algunas aldeas hay mucha necesidad, hay muchos paganos, y muchos de ellos pueden recibir la predicación con muy buena acogida.



Tan contentos estaban, que a pesar de estar cansados por las horas de visitas de casas y larga caminata, de que terminábamos de comer a las cinco de la tarde, y que debían regresar a sus aldeas en bicicleta, para poder reunir a los fieles mañana domingo… quisieron tocar los bombos y bailar como es costumbre, cantando cantos con letra bien católica. Ya estamos pensando el lugar de la próxima misión, el año que viene, cuando termine el tiempo de lluvias… una aldea que está muy necesitada, porque el catequista anterior dejó su trabajo y quedaron a la deriva. El nuevo catequista de allí vino a la misión, y por eso, ha ganado la posibilidad de ser quien nos acoja en nuestro próxima gira misionera.



Creo que nosotros hemos experimentado muchas veces el gran éxito que se logra siempre con las misiones populares siguiendo el estilo de San Alfonso, con las adaptaciones a los distintos lugares y culturas. Pero en nuestra misión ciertamente que será una gran cosa, dado que no podemos llegar con tanta frecuencia a muchas aldeas y los catequistas muchas veces se encuentran muy solos y manteniendo la fe en medio de un ambiente muy pagano. Creo que ellos mismos crecerán en una verdadera amistad entre los catequistas, y eso también les dará renovadas fuerzas. Considero una gracia muy grande contar con un grupo tan dispuesto de misioneros, y con un terreno listo para recibir la semilla del evangelio.

¡Firmes en la brecha!

P. Diego, IVE.

lunes, 13 de octubre de 2014

Noviazgo Católico


"Los novios están llamados a vivir la castidad en la continencia. En esta prueba han de ver un descubrimiento del mutuo respeto, un aprendizaje de la fidelidad y de la esperanza de recibirse el uno y el otro de Dios. Reservarán para el tiempo de matrimonio las manifestaciones de ternura específicas del amor conyugal. Deben ayudarse mutuamente a crecer en la castidad". (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2350).

domingo, 12 de octubre de 2014

Bendiciones y Beneficios del Santo Rosario


Bendiciones del Rosario
1. Los pecadores son perdonados.
2. Las almas sedientas son refrescadas.
3. Aquellos que son soberbios encuentran la sencillez.
4. Aquellos que sufren encontrarán consuelo.
5. Aquellos que están intranquilos encontrarán paz.
6. Los pobres encontrarán paz.
7. Los religiosos son reformados.
8. Los vivos aprenderán a sobrepasar el orgullo.
9. Los muertos (las almas santas) aliviarán sus dolores por privilegios.

Los beneficios del Rosario
1. Nos otorga gradualmente un conocimiento completo de Jesucristo.
2. Purifica nuestras almas, lavando nuestras culpas.
3. Nos da la victoria sobre nuestros enemigos.
4. Nos facilita practicar la virtud.
5. Nos enciende el amor a Nuestro Señor.
6. Nos enriquece con gracias y méritos.
7. Nos provee con lo necesario para pagar nuestras deudas a Dios y a nuestros familiares cercanos, y finalmente, se obtiene toda clase de gracia de nuestro Dios todopoderoso.

Condiciones:
1. Que se recen las cinco decenas del Rosario sin interrupción
2. Las oraciones sean recitadas y los misterios meditados
3. Si el Rosario es público, los Misterios deben ser anunciados

Además debe cumplirse:

1. Confesión Sacramental
2. Comunión Eucarística
3. Oraciones por las intenciones del Papa

Si no se cumplen las condiciones para la indulgencia plenaria, puede aún ganarse indulgencia parcial.
La indulgencia puede ser aplicada a los difuntos. La indulgencia plenaria solo puede ganarse una vez al día (excepto en peligro de muerte).
"Lo maravilloso del Santo Rosario no es la repetición de las avemarías o de la mesa bien dispuesta que sostiene la imagen de la Virgen, sino la experiencia de la unidad que se conforma en todo el mundo entero para alabar y bendecir a Dios por los motivos inmensos de su amor para con la humanidad. Es una rica costumbre de la piedad popular donde la Santísima Virgen se hace universal y de mucha importancia para los creyentes. Es la magnífica oportunidad que tenemos todos de experimentar en la fe ese amor a Dios en María Santísima, a la cual le había confiado esa misión salvífica. Es el santo rosario el lugar para reconocer a María Virgen como la Madre del Señor Jesús y en el plano de la gracia, Madre de todos nosotros. Es a la vez el reconocimiento de que Dios a través de Ella interviene a favor nuestro.
Es una oración connatural a la gente sencilla que reconoce la elegancia de Dios para hacer nacer a Jesús, el Salvador del vientre inmaculado de la Virgen María. Por eso en cada decena de las avemarías se medita el sufrimiento, la lucha y el triunfo en ese caminar de Jesús por el camino de la vida, donde la Virgen estuvo presente y actuante para ayudarle a cumplir su misión salvadora.




sábado, 11 de octubre de 2014

La tortuga

No te rías, oh Dios fuerte, de mis esfuerzos frustrados, porque hay una voluntad tristemente terca que gime a Tí desde el fondo de mi impotencia.
Te voy a poner un ejemplo.

Una vez, oh Dios infinitamente grande que estás aquí presente, pesqué una tortuga en el río Salado y la llevé para casa. La tortuga quería escapar y volverse al río patrio, lo cual manifestó sacando una pata por un agujero de la bolsa en que venía y rasguñando la barriga del bayo, que se llevó muchos rebencazos acompañados del tratamiento de "mancarrón imbécil" por pegar cimbrones bruscos a la zurda como si lo espoleasen con nazarenas, siendo así que yo ni siquiera lo taloneaba. Y era la tortuga que quería escapar.
Le di por jaula un cajón de kerosén bocarriba. La tortuga se arrimó contra la pared, se levantó en dos patas, se fue de espaldas, estuvo manoteando un rato para incorporarse y después volvió con el mismo resultado a la tentativa de trepar las tablas. Yo me fui a dormir seguro. ¡Y al otro día, sin tener alas de pájaro ni patas de liebre, la tortuga se había escapado y estaba en el río! ¿Cómo hizo? Cómo hizo para escaparse lo sabes tú, Dios mío, yo no lo sé. Lo que yo sé es que aquí está en el suelo el rastro de las zampas torpes en la tierra húmeda de lluvia, el rastrito de las uñas chuecas que agarra derechito sin un solo sesgo la dirección del río.
Yo supongo que el animal testarudo intentó uno o dos centenares de veces trepar la pared de tablas. Que en una de esas afirmó en una irregularidad de la madera y se alzó unos centímetros. Que se cayó. Que volvió a afirmarse y a caerse una punta de veces. Y que en otra de esas, por otra casualidad, topó con las uñas otra cornisa más arriba, alcanzó con la cabeza el borde y después con una zampa y luego con la otra se izó torpemente, superó la barrera, se dejó caer al otro lado como un ladrillo, y agarró al galope la dirección del agua, oliéndola como un perro huele la querencia. Yo no sé. El caso es que milagro no ha sido y la tortuga ahora está en el río.


Por lo tanto Dios hombre que te hiciste carne siendo espiritual,
Yo te juro con todos los recursos de mi natura racional-animal,
Ya que patas de liebre no tengo y las alas quebradas me duelen tanto,
Yo te juro que yo me haré santo.
Que saldré algún día -no sé cómo- del cajón oprimente
En que doy vueltas en redondo y tropiezo continuamente
"Padre, propongo no hacerlo más", y mañana lo hago tranquilamente.
Pero setenta veces siete aunque tuviera que levantarme
Y aunque tuviera línea por línea milimétricamente que arrastrarme
Y yo sé que el diablo es fuerte, pero yo soy más terco y más cabezudo
Y yo sé que el diablo es diablo, pero la oración es mi escudo;
Y es malo, pero Tú sólo puedes sacar bien del mal
-Con tal que no me dejes nunca caer en pecado mortal-.
Yo te juro que saldré con tu gracia del cajón desesperadamente
Que andaré de las virtudes iluminativas el camino rampante
Y me hundiré en el río de la contemplación
Con una terca, de tortuga, tosca y humilde obstinación.


Padre Leonardo Castellani, Camperas.

viernes, 10 de octubre de 2014

Video de fotos del Campamento del Estudiante

A tres semanas del Campamento (¡qué rápido pasa el tiempo!), les paso el link del video que resume las fotos, para los que todavía no lo vieron, ¡aprovechen!
https://www.youtube.com/watch?v=lLhfqhyDTS8

jueves, 9 de octubre de 2014

Despedida de Groenlandia

misionesIVE octubre 6, 2014 Groenlandia



El cardenal Van Thuan[1] tiene una magnífica y conocida reflexión enfatizando que nuestras obras apostólicas no nos pertenecen y que además son un mero instrumento, pues todas “las obras son de Dios” y son “para llegar a Dios”. Relata que estando prisionero, una noche, desde el fondo de su corazón, oyó una voz que le sugería: “¿Por qué te atormen­tas así? Tienes que distinguir entre Dios y las obras de Dios. Todo lo que has hecho y deseas seguir haciendo: visitas pastorales, formación de seminaristas, religiosos, religiosas, laicos, jóvenes, construcción de escuelas, de hogares para estu­diantes, misiones para evangelización de los no cristianos… todo son obras excelentes, son obras de Dios, pero ¡no son Dios! Si Dios quie­re que abandones todas estas obras, poniéndolas en sus manos, hazlo pronto y ten confianza en Él. Dios hará las cosas infinitamente mejor que tú; confiará sus obras a otros que son mucho más capaces que tú. ¡Tú tienes que elegir sólo a Dios, no sus obras!”.
Padres Fabio, Gerardus y Hugo, misioneros del IVE en Groenlandia.

Los grandes paradigmas sacerdotales nos sirven para admirarlos, intentar imitarlos en su fidelidad a Cristo y consolarnos, viendo que generalmente nuestros desafíos son insignificantes en comparación con lo que ellos han vivido. Por lo mismo, creo que este pasaje de Van Thuan es del todo oportuno para este momento en que los sacerdotes del Instituto partimos de la misión de Groenlandia. Iremos a misionar a otras tierras y dejaremos a nuestros pocos feligreses en esta remota parroquia católica. Haciendo un rápido balance de este año y medio aquí, de más está decir que no hubo obstáculo o dificultad que logre ensombrecer en absoluto los bienes que hemos palpado. Unos cuantos han sido enumerados en las anteriores crónicas y pienso que es suficiente. Ahora sólo es momento de despedirnos de esta tierra de misión donde Nuestra Señora de la Buena Esperanza de Groenlandia ha protegido y lo seguirá haciendo a todos los habitantes y a sus futuros sacerdotes.

Monseñor Rafael de la Barra Tagle, obispo emérito de Illapel, Chile, me ordenó sacerdote junto con mis compañeros en la Catedral de La Plata, Argentina. Un tiempo antes, en una reunión en el seminario diocesano de San Bernardo[2], me comentó una idea que siempre he recordado: “nosotros en el Verbo Divino, decimos que cuando a uno lo destinan a una misión, lo crucifican allí para que de muchos frutos… y eso es doloroso. Pero cuando lo cambian de destino, es algo así como que lo ‘desclavan de la cruz’… ¡y eso es más doloroso!” En fin, cada misionero tendrá distintas experiencias, pero en general podemos conceder cierta vigencia a estas palabras. Haber estado en cualquier lugar del mundo donde uno ha intentado, quizá en medio de varios errores y caídas, dar a conocer a Jesús de Nazaret y su Iglesia, normalmente genera un amor a la grey que Él mismo le ha confiado. Por lo tanto saber que probablemente no volverá a ver a sus feligreses, que no les celebrará más una misa, que no seguirán compartiendo momentos de oración y entretenimiento, ordinariamente no pasa desapercibido en el misionero.

El objetivo de estas pocas líneas es agradecer públicamente a Dios haber sido parte, aunque fugazmente, de la misión de la Iglesia Católica en Groenlandia. Y así como comencé las crónicas desde estas tierras citando al gran apóstol de los hielos, el padre Segundo Llorente, quiero terminarlas también con una de sus místicas enseñanzas. Al describir una difícil travesía que afrontó navegando con unos esquimales en una balsa llena de maderos que sacaba de unos edificios antiguos en Akulurak, porque la inundación le había llevado la casa y la Iglesia y debió volver a edificar todo, cuenta que tuvo 9 horas de navegación en un río con un fuerte oleaje y por lo tanto la gasolina del tanque se revolvía y entraba en el carburador y se paraba el motor constantemente. “Y ya estábamos llegando a un río muy estrecho, con las riveras muy altas y el objetivo era llegar ahí, llegar ahí… Íbamos con hambre, frío y mojados. Faltaban solo unos 100 mts. Y le dije a Dios, ‘¡por favor! ¡que no se pare el motor, que no se pare…!’ Y termino de pedirlo y el motor se paró… Y yo se lo pedía con tono meloso como para moverlo al Señor. Entonces le dije a Dios, no a Jesús, a Dios: ‘estaba vez no, no te apures, aunque pase esto, tú sigues siendo Dios, ya lo pondremos en marcha nuevamente’. En ese momento cayó sobre mí una consolación espiritual, una luz, una inundación de gozo que me desbordaba… ya ni tenía frío ni nada, sólo deseo de morirme. Y le dije ‘¿cómo te voy a pagar todo esto?’ El instinto natural era rezongar, pero qué importan todos los problemas. ¡Tú sigues siendo Dios, tú no cambies! Lo que importa es que Tú sigues siendo infinito, y aunque me pase esto a mí, ¿qué es todo esto comparado Contigo?”

Aunque haya que dejar una obra, una misión, un apostolado… ¡Tú sigues siendo Dios! Y eso es lo que tarde o temprano debe grabarse a fuego en los que aún no logramos ver toda la vida con ojos sobrenaturales como los santos misioneros lo han hecho. ¡Tú sigues siendo Dios… tú no cambies!

P. Fabio Schilereff, IVE

__________________



[1] Dice el siervo de Dios: “Me llamo Francisco Nguyen van Thuan y soy vietnamita… Hasta el 29 de abril de 1975 fui, por ocho años, obispo de Nhatrang, en el centro de Vietnam, la primera diócesis que me fue confiada, donde me sentía feliz, y por la cual sigo sintiendo predilección. El 23 de abril de 1975 Pablo VI me nombró arzobispo coadjutor de Saigón. Cuando los comunistas llegaron a Saigón, me dijeron que mi nombramiento era fruto de un complot entre el Vaticano y los imperialistas para organizar la lucha contra el régimen comunista. Tres meses después fui llamado al palacio presidencial para ser arrestado: era el día de la Asunción de la Virgen, 15 de agosto de 1975”.

[2] En la diócesis de San Bernardo nuestro Instituto tiene uno de sus noviciados, atiende dos parroquias y está a cargo de un Hogar de jóvenes discapacitados.

La experiencia de Dikmar


Posted on octubre 9, 2014


Ha sido un sueño hecho realidad. Desde pequeño tuve la pasión de visitar a África, para dar mi aporte a las personas que viven allá. El 5 de agosto comencé mi viaje rumbo a Tanzania. Fue un viaje bastante largo y con un poco de retraso. El 7 de agosto llegué al aeropuerto de Mwanza, en Tanzania. Allí ya estaba esperándome el Padre Diego, junto al padre Damiano y el seminarista Marco.







El Padre Diego es originario de Argentina, el Padre Damiano y el seminarista Marco son italianos, y también habían ido para acompañar al P. Diego que estaba solo en la misión por este tiempo. Lo bueno fue que todos podíamos hablar y comprendernos español, así la comunicación entre nosotros fue muy fácil.



Cuando mis valijas estaban listas en la camioneta, comenzó nuestra aventura en Tanzania. Teníamos que recorrer como seis horas y media de viaje para llegar a Ushetu, donde está la misión. En el camino a Ushetu pasamos primero por Kahama para saludar al Obispo que nos estaba esperando. Hemos charlado un poco con él y comimos juntos. El Obispo fue muy generoso con nosotros y se mostraba contento de compartir ese momento. Después de la visita seguimos con nuestro viaje a la misión. En Ushetu los caminos son completamente de tierra y algunos no muy buenos. Yo pensaba dentro mío: ¡esto sí que es aventura!



Cuando estábamos por llegar a la parroquia y la casa donde nos íbamos a quedar, estaban los monaguillos esperándonos ya en el camino, y comenzaron a correr al lado del vehículo para saludarnos. Estaban felices de vernos. Eso me daba una alegría inmensa, el ver la forma que reciben a la gente que está de visita. Es como que te reciben y eres parte de su familia.



Durante mi misión en Tanzania tuve la oportunidad de participar en la Adoración al Santísimo y del Santo Sacrificio de la Misa todos los días. Estos fueron para mí momentos muy hermosos para reflexionar, estar más en contacto con Dios en silencio y escuchar su voz. También hemos visitado bastantes aldeas de la parroquia, para tener una mejor experiencia de la cultura y la forma en que la gente vive.

Lo que me fascinó fue que los Cristianos tienen su propia manera de saludarse. Ellos dicen: “Tumsifu Yesu Kristo” y se responde “Milele Amina”. Que significa: “Alabado sea Jesucristo”, “por siempre, Amén”. Estas fueron unas de las primeras palabras que he podido decir en Swahili.



He sacado muchísimas fotos y he hecho muchos videos de la forma como la gente vive. Me impresionó ver la manera en que transportan las mercancías de un lugar a otro. La gran mayoría de las personas usan bicicleta o motocicleta, que es un poco caro para la gente de ése lugar en el campo. Muchos no tienen motocicleta o bicicleta, y tienen que transportar todo a pie y sobre su cabeza. Así deben caminar horas, muchas veces, para llegar a su destino. Esto era para mí un mundo totalmente diferente de lo que estaba acostumbrado de ver en Europa o en Curacao, de donde vengo originalmente.



Me impresionaba ver tantas casas construidas de barro y con techo de pajas. Casas que no tienen electricidad ni agua. No me podía imaginar que hasta el día hoy, año 2014, aún hay personas que tienen que caminar todos los días, horas para ir buscar agua. Hay niños que caminan horas para ir al escuela, y muchas veces caminando distancias largas a pié descalzo, porque no tienen zapatos. También hay niños que no van a la escuela, porque son pastores y ese va a ser su trabajo para toda la vida. El ver todo esto me producía a veces un poco de tristeza en mi corazón. Porque yo creo la enseñanza es un instrumento para llevar adelante un país, y una sociedad. Y si ves que no todos tienen la oportunidad de ir a la escuela, o hay familias que no tienen la posibilidad económica para mandar a sus hijos a la escuela, esto te hace entristecer un poco.



Lo que pude ver también es que la gente en Tanzania no tiene muchas cosas materiales, pero siendo poco lo que tienen aún así son muy generosos y se ponen felices de tener visitantes de lugares lejanos.

En mis días de voluntariado, tuve la oportunidad de hacer diferentes actividades con los niños: jugar fútbol, tocar el tambor, cantar, y simplemente estar con ellos y compartir sus juegos. He podido dar mi aporte para diseñar una casa de voluntarios y de retiros, que va a ser un proyecto que quieren realizar los sacerdotes en el futuro. Estuve haciendo también imágenes de yeso para poder llevarlas como regalo a cada una de las aldeas que hemos visitado. También hemos construido junto con el seminarista Marco una garaje para la casa parroquial.





Algunas de las tradiciones y de las formas de vivir de la cultura Tanzana que mas me han impresionado han sido estas:

· Cuando tienen un visitante, todas las personas van a venir uno por uno a saludarlo. Como una muestra de aprecio, hasta le dan regalos. En una de las aldeas que visitamos, ¡recibimos un chivo como regalo! Todos te saludan con mucho respeto, las mujeres hasta se inclinan un poquito cuando te saludan. Me ha admirado el respeto que tienen a los demás.
· Los hijos son como un tesoro. Cada casa de familia tiene entre 6 ó 7 hijos. La familia de Tanzania es algo muy especial y hermoso de ver.
· Casi todas las familias tienen su propia plantación o cría de animales.
· La gente está contenta con lo que tiene y aprecian y cuidan mucho lo que tienen.
· La gente cocina afuera de la casa, con leña o carbón. Y comen con las manos, sin cubiertos, todos rodeando la fuente única en la que se pone la comida.
· Les gusta mucho cantar, tocar el tambor y bailar. Cuando comienzan a cantar es como si no fuera a terminarse nunca. Ellos disfrutan mucho de lo que hacen, aunque sea muy sencillo.
· En Ushetu, generalmente la gente no usa reloj, pues las actividades se comienzan cuando toda la gente ha llegado. Pero que hay que tener en cuenta que muchas personas vienen desde lejos y a veces de a pie, por eso todo tiene su tiempo.
· Y relacionado con lo anterior, es una cultura del “pole pole”, como dicen ellos, “despacio despacio”, pues no tenemos prisa.
· Me sorprendió saber que un día de trabajo vale como 500 shillings de Tanzania es decir 2,5 €.



De mi experiencia del voluntariado en Tanzania, lo que me he aprendido es que todas las cosas materiales en el mundo no te pueden hacer feliz. Y por el contrario, teniendo poco puedes ser feliz. Lo importante es si estás agradecido con lo que tienes y lo valoras.

He aprendido también que es importante buscar más tiempo para estar en la presencia de Dios, para contemplar su grandeza, escuchar como Dios nos habla en nuestro corazón.

Hay que hacerse el tiempo para estar con la familia, con tu familia, con los amigos, y disfrutar de estar con ellos, dando tu tiempo a los demás.

El ayudar a otras personas, y ver a otros felices, me ha dado una felicidad enorme. Estoy tan entusiasmado con la misión en Tanzania que ruego que no sea la última vez que esté allí, si es la voluntad de Dios.



Quiero pedirle a cada uno que lea este relato de mi experiencia, que recen mucho por todos los misioneros que viven allá en África, especialmente por todos los sacerdotes y religiosas que han entregado su vida completamente a servicio de Dios y su prójimo.

Amani ya Kristo! (La paz de Cristo!, en swahili)

Met vriendelijke groet,
D. (Dikmar) Oleana